Una de las objeciones que con más frecuencia encuentro hacia mi postura anti-feminista, es la supuesta existencia de un patriarcado institucionalizado que lleva a cabo acciones sitemáticas diseñadas para devaluar a la mujer, una de estas acciones es la supuesta práctica de culpar a la víctima de su propio crimen, por ejemplo, de una violación o de un homicidio.

 Seguramente ya habrás escuchado la queja, cada vez que se revela información relativa a un crimen hacia una mujer que podría hacer ver mal a la víctima, las feministas ponen grito al cielo diciendo que se está queriendo culpar a la víctima.

Probablemente el caso más reciente fue el del homicidio a Lesvy Berlín Orosio Martínez, quien fuera encontrada sin vida en las instalaciones de la UNAM. A raíz de dicho homicidio, la Procuraduría General de Justicia (PGJ) publicó una serie de tweets acerca de la víctima. Entre los cuales resalta el siguiente:

9871

El tweet anterior, junto con otros semejantes, sirvió para avivar las flamas de la queja anteriormente referida: a las mujeres se les culpa de sus propios asesinatos o violaciones, se les re-victimiza, se les dice “por eso te violan”.

Ahora bien, no es mi intención insinuar que una victima puede ser culpable de su propio crimen, culpable solo es quién lo comete. Sin embargo, una pregunta que merece más consideración es que tan responsable puede llegar a ser una víctima.

El criminólogo Rumano Benjamin Mendelssohn teorizó sobre esta pregunta, llegando a correlacionar la culpa que tenían tanto la víctima como el victimario hacia un delito. Para Mendelssohn, las acciones y omisiones de una víctima podían afectar el grado de culpabilidad de la misma y de su victimario, a mayor culpabilidad de uno, menor culpabilidad de otro. Antes de presentar la clasificación de Mendelssohn, debo mencionar que para evitar malos entendidos, cambiaré el concepto de “culpabilidad” por el de “responsabilidad”. Ahora bien, la clasificación es como sigue:

  1. Víctima completamente inocente o víctima ideal. Es cuando la víctima es totalmente libre de responsabilidad sobre el crimen. Un ejemplo claro sería el homicidio de un bebé,
  2. Víctima de culpabilidad menor o víctima por ignorancia. Una víctima que tiene un cierto grado de responsabilidad sobre el delito, por ejemplo, la persona que se le olvida cerrar la puerta de su casa, lo que desencadena en robo de sus propiedades.
  3. Víctima tan culpable como el infractor o víctima voluntaria. Este caso observa a una víctima que encuentra en igualdad de condiciones con su victimario, ejemplos serían un homicidio resultante de una pelea, o una persona que arregle su propio suicidio asistido.
  4. Víctima más culpable que el infractor. En este caso, la víctima llevo a cabo acciones que predeciblemente podrían desencadenar en un delito, por ejemplo, la provocación por parte de la víctima hasta llegar a una agresión.
  5. Víctima más culpable o víctima únicamente culpable. Como su nombre lo dice, en estos casos la víctima resulta más culpable que el victimario, o bien, la víctima resulta la única culpable. El ejemplo clásico es el de una persona que resulta herido al intentar cometer un delito contra otra persona, en este caso el concepto de legítima defensa absolvería al”victimario” de cualquier responsabilidad.

El entendimiento de la clasificación de Mendelssohn nos ayuda a ver que, sin afirmar que existen víctimas moralmente culpables, si existen conductas que nos ponen en riesgo de convertirnos en víctimas, y por lo tanto, que nos conviene saber cuales son estas acciones para poder evitarlas, o disminuirlas en lo más posible.

De esta forma podemos ver que más allá de las peticiones francamente estúpidas de “enseñar a los hombres a no violar”, deberíamos tener una conversación realista sobre la forma en la que el mundo funciona. Es claro, y no me canso de repetir que nadie merece ser violado o asesinado, sin embargo, es igual de claro que una mujer que cuida lo que toma en las fiesta se encuentra en menos riesgo que la borracha del grupo, a quien en dado caso podría considerarse como una víctima de culpabilidad menor. Hay que saber cuidarse, cada quien tiene una responsabilidad consigo mismo de mantenerse a salvo, y andar por el mundo afirmando que nadie tiene derecho a ponerte un dedo encima no es suficiente

Ahora bien, no faltará la feminista que considere mi argumento como otro ejemplo más del patriarcado. Pero bueno, a esta persona yo le pediría que ejecutara el siguiente ejercicio de razonamiento. Veamos los siguientes ejemplos:

  • Una persona camina por un barrio de mala muerte presumiendo su dinero, al dar vuelta en una esquina le caen encima un grupo de malandros y le roban todo lo que lleva puesto.
  • Un chavo sale en bicicleta de noche, sin llevar en su vehículo ni en su persona algún reflector de luz para resaltar en la oscuridad, lo que termina costándole la vida cuando le pasa encima un camión.
  • Un loco Ruso/Ucraniano se pasea por una ciudad mexicana insultando y agrediendo a la población. Hasta que la gente se harta y lo deja en coma después de un intento de linchamiento

Si puedes entender como estas personas no necesariamente merecían lo que les pasó, más se pusieron a si mismos en una situación de riesgo innecesario, pero aún así no puedes aceptar que este razonamiento también puede ser aplicado a las víctimas que resultan ser mujeres. Es probable que te encuentres cegado por la ideología.

Advertisements