Por favor, disculpen mis burdas habilidades en PS

Es claro que históricamente, el feminismo ha sido un movimiento positivo para la mujer, sin embargo, soy de la opinión de que el feminismo cumplió su función hace mucho tiempo, y debió haber terminado como movimiento. Un punto que fundamenta mi opinión es la diferencia gran en calidad de las causas por las que el feminismo moderno pelea.

Hace muchos años, el feminismo era una movimiento que peleaba por el reconocimiento de las mujeres como personas capaces de auto-determinarse, la adquisición del derecho a votar (para lo poco que sirve) y a tener y disponer de propiedad privada sin la supervisión de un tutor masculino se encuentran entre sus victorias. El feminismo moderno es diferente, ganadas ya todas las batallas significativas, el movimiento ha evolucionado hacia un victimismo crónico que busca problemas donde no los hay, inventa causas falsas para mantenerse con vida, una de estas siendo la llamada “igualdad salarial”, la eliminación del “wage gap”.

El llamado “wage gap” (brecha salarial), se refiere a la aparente diferencia entre las ganancias que obtienen las mujeres y los hombres al realizar el mismo trabajo (equal pay for equal work), según grupos feministas, una mujer gana al rededor de un tercio menos (el número cambia constantemente) de lo que un hombre ganaría por realizar el mismo trabajo, lo que estos grupos toman como un claro ejemplo de discriminación y opresión laboral.

Como habrán de imaginarse, el propósito de este artículo será demostrar que no existe tal cosa como la “brecha salarial”, simplemente un malentendido sobre como funciona una economía. Opinión que sustentaré con los siguientes puntos.

I. Es fácil mentir con estadísticas.

Todos los estudios que he encontrado sobre la brecha salarial comparten la cifra estimada de 30%, lo que normalmente podría dar cierta seguridad al resultado. El problema es que estos estudios en ningún momento se molestan a comparar salarios por el mismo trabajo lo que es un punto crucial, ya que a nadie le molestaría el hecho de que un astronauta varón gane más que una bartender. No, lo que estos estudios hacen es tomar el agregado de salario ganado por hombres y mujeres y señalar la brecha, lo que es un problema debido a que:

II. Los hombres y mujeres no realizan los mismos trabajos.

A continuación, una lista de las carreras mejor y peor pagadas en México según Forbes:

tabla

El mismo Forbes repota, que según los estudios del Instituto Mexicano de la Competencia (IMCO) “70% de los profesionales de educación básica son mujeres, mientras que 80% de los ingenieros son hombres.”

El punto es evidente, la brecha salarial no es causada por la mera discriminación en el área de trabajo, sino por las decisiones profesionales hechas por hombres y mujeres, no solo en la elección de su carrera (si tienen suerte de poder estudiar una) sino en la decisión de trabajar tiempo completo o dedicar al menos la mitad del día al cuidado de sus hijos, por ejemplo.

Este punto tiene especial validez para denunciar las leyes que intentan establecer la supuesta “igualdad” en la contratación de trabajadores o hasta en los puestos directivos de las empresas. Si existe disparidad en el porcentaje de hombres y mujeres en cierto trabajo, lo más probable es que dicho trabajo sea más atractivo para los intereses de uno de los dos géneros, no es necesariamente algo que deba ser “remediado”, mucho menos un síntoma de discriminación. Después de todo, no he visto movimientos para incrementar el número de mujeres dedicadas a la albañilería o minería.

III.- No tiene el menor sentido económico

Sea cual sea tu opinión sobre la clase empresarial, una cosa es clara, nadie se mantiene empresario si no sabe hacer negocios, encontrar valor donde otros no lo ven y explotarlo.

¿Cómo explicamos entonces el hecho de que las mujeres no han dejado a los hombres sin trabajo? Cualquier capitalista que se respete no dudaría en explotar la oportunidad de reemplazar a cada trabajador hombre por una mujer a la que pagaría dos tercios del salario del empleado varón.

El anterior sin-sentido es claro ejemplo de la falta de pensamiento económico que impera en las personas que sostienen la existencia de la brecha salarial como un problema de discriminación. Como regla general, tomen en cuenta lo siguiente: Si la gente no está haciendo dinero con el objeto, lo más probable es que el objeto no funcione.

IV. Los hombres no son iguales entre sí.

Pensar en una brecha salarial basada en género ignora un problema importante. Individualmente, los hombres no ganan lo mismo entre sí, y las mujeres tampoco. Por lo tanto, existen otros factores que tienen influencia en el salario. Si Carlos gana más que Fernando, no es por el género de Carlos. Idem si Carla gana más que Fernanda. Entonces, por qué señalar al género si Carlos termina ganando más que Carla.

Sobre este punto debemos señalar que el trabajo tampoco es igual entre sí, el valor es un fenómeno necesariamente subjetivo y personal, debido a que solo existe en nuestra mente como resultado directo de nuestra interpretación de la realidad, el valor no puede ser un fenómeno objetivo, de esta manera, nadie puede saber cuanto vale el trabajo de Carlos, ni compararlo con el de Carla de manera puramente objetiva, todo queda en la valuación de las personas que pagarán por ese trabajo, y las razones individuales que influencien su perspectiva.

De esta manera podemos entender que, aún si surgieran estudios que revisaran y compararan salarios entre trabajadores del mismo cargo en la misma empresa, el método no sería suficiente para tener resultados confiables, no sabemos lo que pasa en la cabeza del valuador que finalmente pone precio al trabajo (el jefe). Carlos y Carla pueden tener el mismo cargo en la misma empresa, pero tal vez Carla es bonita y educada, lo que le da un valor extra al tratar con clientes, o tal vez Carlos nunca se ha atrasado en una entrega, lo que le da un sentimiento de seguridad al empleador, en fin, es imposible saber.

Para concluir el presente artículo debo decir que espero disfruten el contenido enfocado al feminismo, nuestra oposición mutua a este movimiento es probablemente el factor que nos inspiró a crear este blog.

Advertisements